• Los suministros de trigo ruso a México en 11 meses de 2018 ascendieron a 963.900 toneladas, comunicó el consejero de asuntos económicos de la Embajada rusa en este país latinoamericano en los años 2009-2018, Nikolai Shkoliar.

“En 2016, Rusia envió a México más de 465.000 toneladas de trigo, y entre enero y noviembre de 2018, fueron 963.900 toneladas”, dijo.

En su opinión, teniendo en cuenta el gran volumen de importaciones mexicanas de cereales, Rusia puede aumentar sus suministros de granos en el futuro.

Sin embargo, el exconsejero advirtió que se debe considerar la competencia con los principales proveedores de trigo a este país, EEUU y Canadá.

Además, Shkoliar informó que entre enero y noviembre de 2018, el intercambio comercial entre México y Rusia alcanzó los 2.700 millones de dólares, un 24% más que en el mismo período del año anterior.

“El éxito más notable de la cooperación ruso-mexicana es el crecimiento seguro del intercambio comercial; según las estadísticas rusas, de 2007 a 2017 se incrementó en 3,4 veces, de enero a noviembre de 2018 se incrementó en un 24% respecto al mismo período del año anterior, alcanzando los 2.700 millones de dolares”, señaló.

Según Shkoliar, las exportaciones rusas se incrementaron en un 37,8%, mientras que las importaciones en apenas un 1,7%.

“Nos alegra la dinámica positiva que puede conducir a un incremento del comercio por encima de los 3.000 millones de dólares”, observó.

Sin embargo, el diplomático lamentó que la situación con las inversiones fuese otra.

“Las inversiones rusas en este país son prácticamente nulas; en 2017, de Rusia a México llegó solo un millón de dólares de inversiones directas, mientras que el país recibió 31.726 millones de dólares de inversiones directas, lo cual representó el 19,6% del conjunto de las inversiones extranjeras directas que arribaron a la región latinoamericana”, añadió.

El diplomático señaló que México es parte del principal grupo de países con la mayor entrada de estas inversiones, ocupando el segundo lugar entre las naciones latinoamericanas.

“Sin embargo, los inversionistas rusos todavía no han estudiado las posibilidades a largo plazo del mercado mexicano, que propone a los inversionistas extranjeros una correlación atractiva de riesgos y beneficios”, subrayó.

Shkoliar añadió que en los próximos años México prevé la realización de una serie de importantes proyectos ferroviarios en cinco estados del sur del país, el nuevo aeropuerto de la capital y el desarrollo de la industria petrolera, en los cuales podrían participar compañías rusas.

“Sin embargo, esto depende de una serie de factores, en primera instancia de su estrategia respecto al mercado mexicano y en general de toda América Latina”, concluyó.

[Nota original de Sputnik.com]